Encabezado. Orden, Valor y Gloria

Actividades

Noticias

La Práctica Profesional: una herramienta esencial en la formación del futuro Oficial del Ejército Argentino

  • 1 / 8

  • 2 / 8

  • 3 / 8

  • 4 / 8

  • 5 / 8

  • 6 / 8

  • 7 / 8

  • 8 / 8

La realidad se impone a veces de manera vertiginosa, impredecible e inesperada y cuando eso sucede, obliga a sus actores a derribar alguno de los paradigmas normalizadospara dar lugar a nuevas formas de relacionarse, de aprender, de desenvolverse.

La irrupción del COVID 19 y su expansión global obliga a todos, desde los líderes más encumbrados hasta el ciudadano común, a vivir en la incertidumbre; esto es, obliga a desenvolverse en un ambiente desconocido, con nuevas formas de convivencia y relación; con alteraciones en los factores básicos que conforman el funcionamiento social.

Uno de los ámbitos en donde estas alteraciones se hacen más perceptibleses la Educación institucionalizada, porque obliga a adecuar el esquema vigente del proceso de enseñanza y aprendizaje, mayoritariamente presencial, hacia modelos de educación remota, a distancia, donde la presencia de los protagonistas del acto educativo se concreta a través del empleo de la tecnología que facilita la comunicación y el manejo de información.

Esto impone grandes desafíos a todos los participantes que intervienen en el proceso educativo, que ahora debe readecuarse para dar respuesta inmediata, sin sacrificar los resultados esperables, a una necesidad, circunstancia y realidad que hasta hace poco no estaba prevista.

El Ejército Argentino desde hace muchos años viene trabajando en la Educación a Distancia a través de su sistema SEADEA que ha permitido el desarrollo desde hace bastante tiempo de diferentes cursos para su personal en la modalidad a distancia y que surgió a partir de la necesidad de unir a los hombres y mujeres de la fuerza en una interfaz independientemente del destino en que cada uno revista.

El CMN también se ha visto obligado a readecuar su estereotipo de impartición de clases, producto de las restricciones derivadas de la intención de neutralizar los efectos de la pandemia, reorientado y apoyado ahora sobre el uso principalmente del Campus Virtual del CMN y la herramienta Moodle que unidos al empleo del SIU Guaraní han permitido cambiar la modalidad con relativa velocidad a la vez que mantener la continuidad pedagógica con los cadetes, aun desde sus casas.

Hay que tener presente que al egresar el joven subteniente deberá estar capacitado para “conducir la sección del arma, especialidad o servicio a la que pertenece, para el cumplimiento de una misión táctica en combate”.

Algunos interrogantes quedan por ahora sin responder: ¿es posible adecuar la práctica profesional a este nuevo paradigma de educación remota?; ¿afecta de algún modo el tipo de modalidad empleada en el resultado esperable?, En definitiva: ¿Cuán importante es la práctica profesional y lo que los soldados llamamos las Salidas al Terreno?

La práctica profesional es una parte sustancial, significativa y necesaria de la formación militar del futuro oficial del Ejército Argentino. Se desarrolla a lo largo de los años de duración de la carrera militar y persigue la finalidad de poner en práctica las capacidades adquiridas en el resto de las materias, en situaciones que representen la realidad en el ejercicio de la profesión de la manera mas fidedigna posible.

Para el caso militar, el ambiente más idóneo para la práctica profesional son las salidas al terreno en los distintos Campos de Instrucción, porque es allí donde el profesional militar se aprecia que va a emplearse en caso de ser necesario.

Allí, los saberes se integran, se priorizan, se adecuan y se ponen en práctica conforme la situación que se plantea; la cual debe estar inmersa en un marco de incertidumbre, riesgo controlado y presión que familiarice al cadete con la toma de decisiones bajo condiciones donde las variables no controlables son la norma.

Es en estas salidas al terreno en donde el futuro oficial aprende las tácticas y técnicas del empleo de cada una de las armas y servicios, es allí donde adquiere las destrezas técnicas sobre todo para el empleo de todo el material bélico del cual dispone nuestro ejército, es allí donde comienza a ejercitarse en el mando y conducción de las menores fracciones, donde aprende la importancia de alistar adecuadamente los medios de paz para emplearlos en el ejercicio de su profesión en tiempos de crisis, es allí donde aprende a marchar, ocupar zonas de reunión, efectuar el planeamiento de una operación, los reconocimientos, ensayos de operación y luego la ejecución de la operación planificada a través de las tácticas y procedimientos de combate que le son propios a cada arma de combate, de apoyo de combate o servicio. Por último, también es allí donde se puede llevar adelante las sesiones de tiro más importantes para la formación de nuestros futuros oficiales.

En pocas palabras, la práctica profesional es la síntesis aplicativa de los saberes contextualizados que verifican el logro de la competencia esperable, del perfil profesional del futuro oficial. Atendiendo a la importancia que revista, es inseparable e impostergable de la formación integral del cadete.

Lo expresado precedentemente pone de manifiesto algunos aspectos que es conveniente destacar:

1. La práctica profesional es una parte constitutiva indispensable de la formación del futuro oficial.
2. Es abarcativa y concluyente porque integra los saberes de las otras áreas en un marco situacional definido.
3. Supone imprescindible el contacto físico del objeto de estudio con el sujetoque aprende.
4. Valida y certifica la adquisición de los saberes del campo de estudio a través del ejercicio tutelado de la profesión.

Esto obliga a pensar cautelosamente como implementar la práctica profesional en el contexto de aislamiento social obligatorio que hoy es necesario, para lograr validar las competencias que permitan la promoción de los cadetes a su año superior.

En el CMN la práctica profesional esta dividida a lo largo del año en módulos convenientemente distribuidos para ir consolidando gradual y progresivamente los saberes adquiridos a la vez que permitir corregir las desviaciones que se produzcan durante el proceso de enseñanza aprendizaje.

La realidad se impone siempre sobre lo planeado y esta no es una excepción; por lo cual el CMN está preparado y trabajando para rediseñar el programa anual de actividades de manera que el Cuerpo de Cadetes pueda, una vez superada la etapa del aislamiento, cumplir con las exigencias que la Practica Profesional impone para validar y certificar el alcance de las competencias que el cadete debe lograr como parte de su formación.

En este sentido, se han establecido las coordinaciones necesarias para llevar adelante cuatro etapas de práctica profesional para el segundo semestre del año, dos a desarrollarse en el CMN y Campo de Mayo, una en diferentes unidades de las armas y servicios y una integradora en Monte Caseros y como cierre del año militar.

Un aspecto relacionado con la práctica profesional y las limitaciones de la capacitación no presencial, que mencionaremos por su trascendental importancia, pero no desarrollaremos en el presente texto es lo referente a la necesaria y fundamental formación en valores.

Por último los hombres y mujeres que integran el CMN, caracterizados por tener un pensamiento creativo, proactivo y en capacidad de tomar decisiones bajo condiciones de extrema incertidumbre están preparados para el día después. Las exigencias del año militar se cumplen, solo cambia la modalidad de trabajo para adaptarla a la nueva realidad. También esto es formativo para el cadete: nada se supone como cierto; todo puede modificarse, la clave está en aprender a adaptarse y a leer la situación y tomar decisiones con escasa información para lograr el objetivo.

¡Con más de 150 años de experiencia el Colegio Militar de la Nación está preparado para eso!

Volver al listado de noticias

Escudo del Colegio Militar de la Nación

Colegio Militar de la Nación. Aviador Matienzo y Ruta 201, El Palomar (CP 1684), Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Conmutador: (011) 4751-8001 al 8007

©2002-2020 - Comunicación Institucional

Escudo del Ejército Argentino